Portal de la 

lengua aragonesa

www.acalaaragon.com

AVISO DE COYRIGHT

©acalaaragon.com 2005. Diseño, texto, vídeos e imágenes

Portal inaugurado el día 20 de septiembre de 2005

www.acalaaragon.com

NOTICIAS

Carta Europea sobre Lenguas Regionales o Minoritarias

 

2005 09 06

 



La Nación (Chile)
Se desmorona la torre de Babel
La Nación (Chile) - 6 Sep 2005
... Esta marcada tendencia podría significar que, de aquí a fin de este siglo, la mitad de las lenguas minoritarias, o quizá hasta el 90 por ciento, será ...
 

GLOBALIZACIÓN AMENAZA LA DIVERSIDAD LINGÜÍSTICA DEL PLANETA
Se desmorona la torre de Babel

Los lingüistas están en guerra. Los vaticinios idiomáticos son endebles: de aquí a cien años el 90% de los idiomas podría desaparecer. Algunas organizaciones ya iniciaron una cruzada para evitar la debacle.



Hervaâ Morin

Babel arde. La Tierra contiene cerca de seis mil lenguas, pero la mayoría está amenazada de extinción. Cerca del 97 por ciento de la población mundial habla sólo el cuatro por ciento de las lenguas del mundo. Y a la inversa, casi 96 por ciento de las lenguas son habladas por el tres por ciento. De éstas, el 10 por ciento tiene menos de cien hablantes y cerca de la mitad de las lenguas está perdiendo a sus hablantes. Esta marcada tendencia podría significar que, de aquí a fin de este siglo, la mitad de las lenguas minoritarias, o quizá hasta el 90 por ciento, será desplazada por los idiomas dominantes.

Ante esta perspectiva, los lingüistas de campo, cuya profesión consiste en describir el funcionamiento, la riqueza, la historia y la evolución de las lenguas, deberán cada vez más convertirse en rescatistas de un recurso en vías de extinción.

Pero, ¿qué viabilidad tienen las lenguas? La pregunta suscita batallas de cifras entre los lingüistas. Algunos sostienen que, con un solo hablante puede salvarse una lengua, es decir, ser estudiada en sus aspectos gramaticales y léxicos. Pero otros consideran que hay que concentrarse en grupos humanos más importantes, capaces de perpetuar por sí mismos su tradición lingüística.

“El criterio numérico no es el único”, advierte Colette Grinevald, profesora de lingüística en la Universidad de Lyon. A petición de la Unesco, en 2003 ella participó en un grupo de expertos para establecer herramientas de evaluación de la vitalidad de las lenguas. El primer factor que se aceptó fue la trasmisión de la lengua de una generación a otra, aun antes que el número absoluto de hablantes y su proporción en relación con la población total. Después vienen los criterios de uso de la lengua, su capacidad de integrar nuevos dominios cuando cambian las condiciones de vida del grupo. También son preponderantes su utilización en los medios de comunicación, la existencia de material pedagógico y de una literatura propia, así como la actitud de los poderes públicos y de los mismos hablantes en relación con su lengua, que en ciertos casos se convierte en factor de discriminación.

En América Latina, “la lengua quechúa es hablada por ocho millones de personas. Pero hay zonas enteras en las que los niños hablan español. En treinta años más, el quechúa habrá desaparecido”, predice Grinevald. Por el contrario, pequeñas tribus del Amazonas pueden perpetuar su lengua. “La lengua está bien; son las personas mismas las que están en peligro físico, en virtud de las enfermedades y los desplazamientos forzados”, indica la investigadora.

Algunos criterios son determinantes, en particular la trasmisión en el seno de la familia. “Es el caso del maorí: desde hace unos treinta años ha sido objeto de una promoción escolar particular, que no ha tenido el éxito esperado”, señala Claire Moyse-Faurie, especialista en Oceanía en el Laboratorio de Lenguas y Civilizaciones de Tradición Oral (LACITO).

 

Una pérdida cultural

Pero, ¿por qué preservar las lenguas? “La extinción de cada lengua provoca la pérdida irremediable de conocimientos culturales, históricos y ecológicos únicos”, responde la Unesco. Los mismos interesados pueden solicitar el rescate. Así, Colette Grinevald fue llamada al socorro de la lengua rama, en Nicaragua, por los sandinistas. “Al principio, los sandinistas querían enseñarles español a los indígenas, pero éstos amenazaron con tomar las armas”, recuerda. La lingüista recibió el encargo de estudiar la lengua rama. “No había más que un puñado de hablantes en un millar de miembros de la tribu rama”, precisa. “Su lengua no resucitó, pero ahora los niños conocen muchas palabras y saben que se trata de una verdadera lengua. Ahora están tranquilos: sus antepasados no eran primitivos.”

Para preservar las lenguas, se han lanzado varios programas internacionales. La Unesco apoya programas locales. Hay fundaciones privadas que también se dedican a ello recabando donativos, como la biblioteca virtual del Proyecto Rosetta. Algunas organizaciones protestantes, como el poderoso Instituto Lingüístico de Verano, con sede en Estados Unidos, son muy activas.

El rescate de las lenguas en peligro de extinción es una tarea de titanes. Puede tener éxito, como lo prueba la resurrección del hebreo, que volvió a ser una lengua viva gracias a los esfuerzos de Eliezer ben Yehuda (1858-1922). En América Latina, algunos movimientos indigenistas son muy empeñosos y elaboran diccionarios ilustrados. En Guatemala se encuentran libros ilustrados traducidos al maya con escenas de aeropuerto.

La sobrevivencia de las lenguas es también una cuestión de orgullo. “En América Latina, en los países en los que la constitución reconoce las lenguas indígenas, ha cambiado la actitud de los interesados”, asegura Jon Landaburu. “Al principio, para el éxito de sus hijos, los indígenas querían el español y la aritmética”, señala. “Pero ahora se han dado cuenta de que los chicos alfabetizados en su lengua materna aprenden más rápido el español.”

© Le Monde


Diversidad lingüística

Las lenguas, como las especies animales y vegetales, son producto del aislamiento. Si un pueblo se divide y ocupa dos regiones diferentes, los dos grupos acabarán por hablar dos idiomas diferentes. “Las cosas no son tan simples”, matiza Alexandre François (LACITO), especialista en Vanuatu, nación insular de 200 mil hablantes y 110 lenguas. “En la Polinesia no es raro que se comprendan entre islas separadas unas de otras, pues históricamente se han mantenido relaciones culturales y económicas”, explica. Pero, a la inversa, en Melanesia, un modo de vida más terreno puede desembocar en una marcada división lingüística en un mismo territorio, como ocurre en la isla de Malekula, donde en dos mil kilómetros cuadrados conviven treinta lenguas.

 
 


Acceso directo a: http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20050905/pags/20050905193004.html

 

 

 

 

 

Portal de Internet que ofrece información sobre la lengua aragonesa, hablada en territorio aragonés y  por aragoneses que residen fuera del territorio de la Comunidad de Aragón en distintos puntos del planeta.

Portal interdisciplinar donde se refleja la realidad cultural del patrimonio lingüístico aragonés que consta de las lenguas habladas en Aragón, el español de Aragón, el español con acento aragonés y las lenguas históricas de Aragón..